Hasta siempre Delibes

Cuando estaba en EGB (6º creo, mi memoria empeora por momentos) nos hicieron leer El camino -¡otro libro?- gritamos todos, panda de desagradecidos, y la señorita María Luisa nos dijo -¿qué pasa? ¿no os gustó el que leísteis?- y nos tuvimos que quedar calladitos, porque sí, nos gustó mucho (El Lazarillo de Tormes) y hasta hoy no se me había ocurrido agradecerle a aquella mujer rubia que se pintaba como una puerta que nos mandara aquellas lecturas.

Si soy sincera apenas recuerdo El camino, Las ratas, El príncipe destronado, La sombra del ciprés es alargada… más allá del hecho de que me gustaron mucho (bueno, El príncipe destronado no tanto aunque tiene su gracia) pero hay tres que sí me han marcado y que valdrían toda la tristeza que el mundo debe sentir hoy por tener que despedirse del que fue mi primer escritor favorito, Miguel Delibes.

La primera es El disputado voto del señor Cayo; narra cómo se vive en un pueblo las primeras elecciones de la democracia, en el vemos cómo se enfrenta, una vez más, la cultura de los de ciudad con la sabiduría popular del campo. Es un libro muy divertido y aparentemente sencillo en su escritura, pero en Delibes nada es sencillo. Hay una clara denuncia de la hipocresía de la política ya en 1978, de lo que nos gusta complicarnos la vida viviendo deprisa… aunque, por llevarle la contraria a mi padre, no me parece que el señor Cayo sea necesariamente el ejemplo a seguir. Es un libro que muestra lo que a muchos nos cuesta aceptar, y que narra maravillosamente Quim Monzó en un microrrelato que se llama la montaña (lo siento pero no puedo enlazarlo porque no lo encuentro)

La segunda novela es, cómo no, Los santos inocentes, un libro fundamental de la literatura universal donde se ve una clara denuncia de la pobreza, de la injusticia, de la servidumbre y de los señoritos que aún campan a sus anchas por el mundo. Es difícil recordar a Delibes sin pensar en aquello de “Milana bonita”, en esa niña que grita, en esas escenas de caza. Cabe destacar que la versión cinematográfica está muy lograda por su enorme fidelidad (y la genial elección del reparto), no en vano, el libro facilita la adaptación con sus diálogos.

La tercera novela es uno de los libros que más veces he releído, Cinco horas con Mario. La primera vez que la leí llegué a la conclusión de que Carmen, la viuda, era una mujer hipócrita que merecía todo el desprecio del mundo, por su manía de aparentar (dichoso seiscientos) y Mario un tipo estupendo y culto… entonces llegué al final y entendí, Carmen estaba completamente sola. Lo releí casi inmediatamente y ni ella me parecía ya tan idiota ni Mario me parecía tan estupendo; Carmen era una triste mujer, producto de su época y él la había elegido para, casi inmediatamente, abandonarla a su suerte (¿quién se va a celebrar las oposiciones con la cuñada?) Él se dedicaba a su trabajo, a sus libros, a su cultura delegando en ella toda la responsabilidad de la casa y la familia… pero a todos nos resulta fácil tener antipatía por ella porque es una petarda e incluso mostrar una cierta crueldad al final, a modo de venganza. Lo que Delibes pretende en este libro, sin embargo, es mostrarnos, efectivamente, un personaje de cada una de las dos Españas, ambos completamente sordos a las necesidades y anhelos del otro, ambos enrocados en su postura sin intentar siquiera una comprensión del otro… y que Ibarretxurix me libre de defender la tradición de Carmen, pero Mario podía haberse tomado la molestia de intentar educarla en lugar de no hacer aprecio.

Delibes siempre habló de la reconciliación y en sus libros se intuye una crítica de de la sordera crónica que padecemos y, a pesar de lo que he leído en alguna ocasión, no lo hace no viendo los errores ni siendo complaciente con la dictadura.

Desde hoy el mundo es mucho más feo, más triste y encima habla mucho peor.

Anuncios

Una respuesta a “Hasta siempre Delibes

  1. R.I.P. Nos queda su obra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s