No te salves, ahora ni nunca

La persona a la que más admiro en este mundo siempre se despide de mí diciéndome No te olvides de rezar a San Benedetti (tiene una explicación mucho más larga y divertida, pero como introducción el dato es más que suficiente) y yo, que soy muy obediente lo hago, indefectiblemente, recitando este poema:

No soy una gran lectora de poesía, pero reconozco que a veces hay poemas tan increíbles que pueden llegar a salvar la vida. Tuve la fortuna de ver al propio Benedetti recitando este mismo poema hace unos años y, muerta de vergüenza – no soy nada mitómana – me atreví a pedirle que me firmara el primer Inventario, el único libro de poemas que me acompaña bien a la vista en todas las mudanzas.

Como tanta otra gente de mi generación llegué a Benedetti a través de El lado oscuro del corazón, película que me fascinó de forma tal que aún no me he recuperado de un shock que dura más de quince años y me da cierta aprensión pensar que hay gente que aún no la conoce, o sí la conoce pero no la ha visto, o sí la ha visto pero vio también la segunda parte (santo cielo santo cielo en qué demonios estaría pensando Subiela) y la detesta.

Hay muchos motivos para ver El lado oscuro del corazón de vez en cuando, como quien se pone un buen disco vuelta y vuelta:  si no por la historia – el poeta enamorado de la prostituta – por los poemas – Benedetti, Gelman, Girondo – por el humor – la cama que se abre, la puerta vagina, el amigo pintor, la madre vaca, el cocinero enamorado – por escuchar a Grandinetti recitando – ni el propio Benedetti lo hacía como él – por el uso de las personalidades – el yo reprimido encerrado en el armario, el yo deprimido llorando a todas horas – por las conversaciones con la muerte – la extraordinaria Nacha Guevara aún reconocible – pero, sobre todo, por el brindis final ¡por la vida!… sin ofender.

El lado oscuro del corazón no es película más, no es una historia de amor, es placer para todos los sentidos. A través de ella se llega a Eliseo  Subiela, probablemente el director en español más interesante y osado que existe, y, salvo la continuación de su obra maestra, todas sus películas merecen, como mínimo, echarles un vistazo (el vídeo que enlazo ha sido plagiado descaradamente al menos en dos superproducciones de Hollywood), aunque sólo sea como canto a la vida.

Anuncios

5 Respuestas a “No te salves, ahora ni nunca

  1. Miquel Casals

    Si señor,yo pienso lo mismo que usted sobre El lado oscuro del corazón, una de las mejores historias de amor, de las pocas obras que me provocan admiración por la poesía, delicadisimo surrealismo excelentemente colocado…

    Bravo y gracias por recordarmela… Rezaré a San Benedetti

  2. Pues mira que no he visto esa película… tendré que apuntarla ;D

  3. ¡¡ayyyy!! (><)

    ¡Yo tampoco la conozco!

  4. Raimundita

    Mira que eres exagerada, nena. Lo digo por las primeras líneas porque con el resto estoy absolutamente de acuerdo. Cómo se nota cuando le echas corazao al asunto. Besos para ti Y para Mario.
    jajajajaja

  5. Yo no exagero nada nunca jamás en la vida aunque bueno, puede que desde otros puntos de vista narrativos y visuales haya otros directores más osados en español que Subiela….

    De nada Miquel, por cierto XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s