Galileo y la astronomía

Hace cinco años estuve una media hora babeando delante de la Biblia de Gutemberg que está expuesta en la Biblioteca Pública de Nueva York y me fui, aunque me hubiera quedado mucho más tiempo memorizando cada detalle de las páginas por las que estaba abierta, sólo porque el guardia de la sala empezó a mirarme raro (y era muy grande) Es sólo un libro enooorme, dirán algunos, pero es un sólo-un-objeto que cambió la historia de la humanidad y eso, salvo para el que tenga horchata en las venas, sobrecoge, y mucho.

Estos días espero vivir algo similar y, ahora que juego en casa, no pienso moverme me miren como me miren hasta que me sepa de memoria cada marca, cada letra, cada mancha, del manuscrito original en el que Galileo reniega – y sin embargo se mueve – de su teoría (nota: me importa un carajo que nunca lo dijera, la historia así es mucho más graciosa)

Se puede ver en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología hasta el 13 de diciembre. Paseo de las Delicias, 61
Será sólo un papel, pero no puedo dejar de ir a verlo, rara que es una.

Anuncios

Una respuesta a “Galileo y la astronomía

  1. Pues ya dirás… a mí también me encantaría ir a verlo ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s