Una de libros: Tenemos que hablar de Kevin

He visto alguna que otra película esta semana pero, como estoy empezando a quedarme sin adjetivos para describir el cine de estos tiempos (malo, nefasto, nauseabundo, horrible, aburrido, ¡Ay mis córneas!, …) y como la idea de Ne tempus fugat es recomendar cosas que hagan que la vida merezca la pena, y no al revés, hoy hablaremos, queridos niños y niñas, de libros, que ya va tocando. Y como las cosas hay que hacerlas bien (¿habéis oído guionistas?) hablaremos de un libro que aunque lo leí hace unos meses aún me tiene en estado de shock.

Tenemos que hablar de Kevin, de Lionel Shriver, cuenta la historia de una mujer que tiene que enfrentarse a las consecuencias del horror perpetrado por Kevin, su hijo adolescente, y, para rehacerse ante lo inimaginable de ser la madre de un asesino escolar señalada como responsable última de la matanza, va escribiendo cartas al padre de la criatura donde va contando cómo ha sido su vida desde que Kevin, que nunca fue un niño normal, llegó a sus vidas.

Contar una historia así no parece difícil, ya es bastante impactante el tema en un mundo después de Columbine, pero contarla bien, llena de párrafos para apuntar (confieso que subrayo los libros directamente y luego siento como si enseñara las vergüenzas al prestarlos), construir bien la complejidad de los personajes sin caer en el maniqueísmo y, sobre todo, hacer que los lectores nos pongamos a reflexionar sobre la relación con los hijos y la mismidad de la condición humana es harto complicado, y encima hacerlo de forma que cada página empuje inexorablemente a la siguiente a pesar de lo cruda que se pone la cosa a ratos tiene mérito, y mucho.

No quiero contar mucho más, sólo invitaros a leerlo y reproducir un par de fragmentos que ya forman parte de mi mismidad y que en un momento concreto de mi vida sirvieron para que siguiera adelante:

La primera cita es, para mí, la definición de la valentía: Más vale morir intentando lo bello, aunque inasequible, que sumirse en la pasiva y cínica resignación de que el infierno sean las personas a las que estás unido

La segunda nos recuerda que a veces, sin querer, nos perdemos: [Kevin] me había robado todo aquello que yo significaba para mí. La primera mitad de mi vida yo era creación mía.

Hay muchas más, pero me da miedito la SGAE, así que aquí lo dejo ¡A leer!

Actualización: Os recomendamos estas entradas del blog: La originalidad perdida
Tenemos que hablar de Kevin: Cine
Tenemos que hablar de Kevin

Una respuesta a “Una de libros: Tenemos que hablar de Kevin

  1. Apuntado queda ^^
    Que hace meses que no leo nada, jeje

    saludicos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s